BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Videojuegos / Análisis / Star Wars: Knights of the Old Republic – Análisis por @JD_Scriptor

Star Wars: Knights of the Old Republic – Análisis por @JD_Scriptor

Star Wars: Knights of the Old Republic (Caballeros de la Antigua República) es uno de los clásicos básicos de Bioware de la pasada década. Ambientado 4.000 años antes de trilogía original de La Guerra de las Galaxias y basado en el sistema de D20 de Dungeons & Dragons, KOTOR supone uno de los grandes títulos del rol gamer, convirtiendo al jugador en algo más que un héroe: en una leyenda.

Star Wars: Knights of the Old Republic
Desarrollador: Bioware
Año: 2003 (2014 versión Smartphone)
Género: RPG
Plataformas: Xbox, PC, Android (descarga), iOS (descarga)
Incluso antes de que finalmente saliera a la venta en 2003, Star Wars: Knights of the Old Republic era un título que olía a éxito asegurado. Ya fuera por el fabuloso tráiler con el que Bioware presentaba a su criatura o porque ésta surgía al calor de la nueva trilogía de Star Wars, que culminaría en 2005 con La Venganza de los Sith, y entonces los Jedi y la Fuerza estaban de moda.

 

En honor a la verdad, con su lanzamiento Bioware no desilusionó a nadie. KOTOR se convirtió en la sensación rolera del año y pronto distintos medios le dieron notas medias de 9 sobre 10. El juego rápidamente cosechó varios premios, entre los que destacan el de juego del año, creando una sombra tan alargada que incluso, unos años después, dio pie a una secuela (Knights of the Old Republic: The Sith Lords) y a un MMO basado en su trama (Star Wars: The Old Republic).

¿Pero qué hizo mágico a este juego y sobre todo, qué es lo que tiene que incluso cuando a día de hoy se habla de remasterización, los vítores resuenan en las redes sociales? Más aún: después de más de diez años, ¿ha envejecido bien la leyenda o sigue viviendo de las rentas de su pasado éxito?

KOTOR: Hace mucho tiempo, en una galaxia lejana, muy lejana…

Con esta frase que todos reconocemos (a poco que tengamos un poco de cultura friki o cinéfila), arrancaba el juego tras hacernos a un personaje que bien podría ser hombre o mujer y que debíamos encuadrar entre tres tipos de personajes básicos del rol: soldado (guerrero),  ladrón (pícaro) o explorador. A partir de ahí la secuencia inicial y obligatoria de cualquier película de Star Wars arrancaba y,¡sorpresa!, no  lo hacía en plenas películas, con el culebrón de la familia Skywalker, sino 4.000 años antes del auge del Imperio, en la Vieja República. 

Star Wars: Kotor

Rápidamente, gracias a la secuencia inicial nos enterábamos que incluso sin Darth Vader y el Emperador de por medio las cosas no iban muy allá por esta galaxia de cuatro milenios antes del Retorno del Jedi. Al parecer había un Sith llamado Darth Malak, que tras cargarse a su maestro, un tal Revan (algo así como el Sith más badass del universo), estaba liando un sarao importante, poniendo a la República de rodillas en uno de sus momentos de mayor debilidad.

En este contexto, empezábamos el juego siendo el miembro de una tripulación de una nave republicana con la cual la había tomado el citado Darth Malak, pues en ella viajaba una importante Jedi. Nosotros, como los pardillos de turno, teníamos que salir de allí pitando y, pronto, nos veíamos teniendo que salvar (o conquistar) la galaxia, llegando a ajustar cuentas con Malak en un climax propio de las películas.

Y es que una de las principales claves del éxito de KOTOR era precisamente ese, su fuerte componente cinematográfico.  Con una historia que recordaba al esqueleto de la Trilogía Original y con todos elementos molones  de sus precuelas, el juego construía un entorno que los fans de Star Wars reconocían como la galaxia que amaban y adoraban. Paralelamente, su historia ofrecía una trama tan compleja como rica, con grandes personajes secundarios y jugables, que hacía que olvidáramos  que realmente todo lo que pasaba, ocurría mucho antes de las películas.

De este modo, se legitimaba a KOTOR como una saga por propio derecho, con entidad y trasfondo propio. Esto a su vez era un reclamo perfecto para los profanos en Star Wars, ya que gracias a este juego podían engancharse a la franquicia sin tener que haberse visto las películas o leído las cuarenta colecciones de cómics y sus otras tantas antologías literarias. 

Star Wars: KOTOR

 Por otro lado, KOTOR tenía un sistema que se podía odiar o amar. Esto es, utilizaba unas reglas prestadas de los juegos de rol de Dungeons & Dragons (3ª edición, más concretamente). Esto implicaba que emulaba el sistema de turnos del juego de rol de mesa.  Esta fórmula no era novedosa, ya se había utilizado antes en Neverwinter Nights y los Baldur’s Gate de Bioware, pero si la forma en la que se presentaba visualmente, con choques de espadas, tiroteos y filigranas acrobáticas, muy vistosas para la época. Sin embargo, debido a esta mecánica, KOTOR era un juego que los amantes del género de acción odiarían, sobre todo debido a los frecuentes bugs.

De hecho, quizá lo que el público más joven le eche en cara, justificadamente, es su mecánica. Habituados a un tipo de juego de rol como Warcraft o Diablo, donde el tiempo real y el machacar botones es lo habitual, KOTOR  no destacaba por una jugabilidad estresante, sino metódica, basada en el combo y en conocer las reglas de D&D para sacar mayor partido de los objetos y de la ficha de los personajes. Frente a otros juegos de Star Wars más modernos (¿alguien dijo El Poder de la Fuerza?), KOTOR no es tan espectacular ni vistoso. Aunque, eso sí, compensa su falta de efectismo con una historia fuerte y bien escrita, algo de lo que muchos juegos posteriores carecen.

star wars kotor

 Si bien gráficamente KOTOR en su momento era lo más, también se debe ser honesto con él y admitir que su apartado visual ha envejecido muy mal.  Afortunadamente la tecnología ha avanzado muchísimo en doce años y eso se nota en las texturas, el diseño de localizaciones e, incluso, en el aspecto del equipo. Las aristas, los gráficos poligonados y la falta de expresividad en los rostros son muy llamativos hoy en día y no pasarían la criba de ningún crítico mínimamente cruel. Ni siquiera aunque se vendiera como un producto vintage, o un homenaje de los clásicos.

Como contrapunto, lo que no ha envejecido mal ha sido la música y el doblaje (en inglés). Jeremy Soule (Morrowind, Dungeon Siege 2) firma una composición basada en la variación de los temas originales de John Williams. Temas como el de Revan, Malak o el de localizaciones pasan perfectamente a día de hoy por música de la saga original.

A su lado, el trabajo de voz de Jennifer Hale, Raphael Sbarge. Rafael Ferrer o Courtenay Taylor es legendario y de primer nivel. No es extraño que posteriormente muchos de ellos repitieran bajo las órdenes de Bioware. Como dato curioso, Jennifer Hale, actriz de voz de Bastila Shan, también es la Comandante Sheppard de Mass Effect.

La Fuerza te acompañará siempre…

Star Wars: Knights of the Old Republic ha envejecido, sí. Pero quien tuvo retuvo. Obviamente compararlo con Dragon Age Inquisition, The Witcher 3 o The Elder Scrolls: Online carece de sentido. Sin embargo, de un modo u otro, todos los juegos de rol en los que hoy machacamos  el teclado y los mandos son claros deudos de él, pues buena parte del reconocimiento general del rol en casi todas las plataformas se debe a juegos como el que nos ocupa.

Obviamente a un jugador neófito el echar 20 horas a un RPG con un sistema lento, con mecánicas lentas y que exige el esfuerzo de leer, y tomarse las reglas con calma, no le pueda resultar un plan apetecible. Sin embargo, los amantes del rol y de los juegos antiguos reencontrarán una antigua y hermosa joya en este viejo título de Bioware.

 

Nota: 89/100 – El juego ha envejecido. Pero sigue reteniendo la magia con la que fue hecho.
Lo mejor: El trabajo de doblaje, los sables de luz… ¡Revan!
Lo peor: Mecánicas algo sucias y farragosas y gráficos desfasados. Y sí, bugs a punta palo.

About Jesús Delgado

Crítico de cine, cómics y videojuegos. Todo un friki (y orgulloso de ello). Sígueme en Twitter en @JD_Scriptor

Check Also

Videojuegos y cine

10 videojuegos que fueron cine y otros 10 que deberían serlo

Ya hemos podido ver las primeras imágenes de las películas de Assassin’s Creed y Warcraft, ...

One comment

  1. Una gran, gran, gran, gran análisis. Si bien descubrí las dos partes de Caballeros de la Antigua República hace pocos años, sé capaz de reconocer un proyecto ambicioso que forma parte del universo Star Wars, además de irse de las ramas y contar una historia más allá de las películas. Cierto que el control no es favorable para todos, pero después de meditarlo mis ideas desembocaron en que es ese sistema rolero lo que ayuda a que el juego se mueva tan bien. Muchos seguidores hay de sagas como Mass Effect, y todos ellos deben estar orgullosos de Bioware por ir mejorar la fórmula de uno que para mí es considerado el mejor juego de la galaxia. Un saludo Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>